El Diablo en el Chaparral. Parte I

0
7286

Por m1m0

Tania salió extrañada de El Chaparral; nerviosa, temblorosa, esa noche de marzo en los años 90’s.

Azotaba la música texana cuando se apagaron las luces y se registró el estruendo; una especie de estallido; chispas y luces en la esplanada del baile, y entonces, vinieron los gritos desgarradores.

Ella alcanzó a oír carcajada en un tono muy grave que pensó, pensó venía del sonido del edificio, o que su mente la estaba engañando, pero la estampida de la muchedumbre buscando las rutas de escape desvió su atención.

Había afuera del antro una turba confundida; algunas chicas lloraban, otras abordaban autos apresuradamente.

Tania se fue con sus amigos donde dejaron aparcado el coche, a la vuelta del antro; solo estaban dos, dos dispuestos a marcharse.

– ¿Qué pasó? – le preguntó a Mario.

-No sé, mija. No lo sé- le respondió.

Sus planes de romance con un compañero del ICEI hasta el amanecer, se quedaron en el aire; regresó a casa cerca de las cinco de la mañana intrigada, durmió.

Para las 11, que empezó sus quehaceres del domingo en casa, el rumor de lo que ocurrió en el Chaparral empezaba a crecer.

 Algo terrible había pasado.

En la llamada telefónica que sostuvo con Mario esa tarde, él le dio a entender que el demonio se había aparecido ahí, y había raptado, poseído, o quemado a una chica en un cortejo infernal en pleno baile.

 -¡¡¿Qué?!!, ¿el Demonio?, ¿en el Chaparral? –

-Sí, Tania. Es lo que dice la raza.

Que fue una muchacha de la Enrique Cárdenas a la que se llevó al infierno- le respondió Mario.

La plática que sostuvo con su madre y abuela sobre el tema les arrancó varios Ave María, y a regañadientes, ella aceptó a no volver a ese antro, aunque pensó que se trataba de una tontería.

Sin embargo, la estocada al pueblo de Ciudad Victoria fue al día siguiente en el Periódico El Mercurio.

“El Diablo” se aparece en El Chaparral, escrita por el reportero, Mario Chávez Jorge.

Ella no lo podía creer. No asimilaba como un tema con tintes esotéricos, paranormal, había alcanzado la consignación de un medio de información serio.

Por la tarde se reunieron todos en casa de Mario; discutieron, y al menos, del grupo, nadie dijo haber visto de cerca algo esa noche en el Chaparral.

Tania regresó a su casa cerca de las 10 de la noche del lunes.

Sentía una sensación extraña en su ser; como si algo denso, una especie de masa oscura transdimensional, se posara y enquistara en su alma, nublando sus pensamientos, recargando un enorme peso que se traducía en un estado de ánimo negativo y pesado.

Antes de dormir, miraba el techo; sombras y siluetas de las hojas de los árboles filtrándose hacia el interior desde la bombilla de la marquesina del exterior de su casa.

Cerró los ojos para dormir, y fue ahí, a párpado cerrado, donde percibió una sombra que pasó fugaz haciéndola reparar, sentándose de un brinco.

Su corazón latió con tanta presión que sentía golpearse contra las paredes del tórax; el aire le faltaba, su mente se nublaba mientras que, en sus ojos, desorbitados totalmente, sus pupilas fibrilaban enloquecidos, sin dar crédito de lo que ocurría.

-¡Mamaaaaaaaá!-, gritó tan fuerte como pudo.

Su madre vino a socorrerla a su habitación.

Encontró a Tania en posición fetal en el piso de la habitación, temblando, empapada de sudor.

– ¿Qué tienes hijita? ¿qué te pasa?, – respóndeme!

– No lo sé, mamá. No lo sé-.

Cerca de la una de la mañana; Tania se quedó dormida al amparo de los brazos de su madre.

En sus sueños se veía en el Chaparral bailando con un sujeto alto, fornido; un desconocido a quien trataba de agradarle. Él la sujetaba de sus manos, la tomó de uno de sus glúteos causando un sobresalto de repruebo en ella.

Buscó su mirada.

Pero no veía sus ojos; la sombra de las luces de colores, de los rayos láser surcando el espacio no le permitía verlos.

Se dio cuenta que no había visto sus ojos en todo el tiempo que llevaban bailando.

Trató de zafarse; no podía.

La mano de él empezó a caldearse, a calentarse hasta casi quemarla.

Ella se remolineaba tratando de zafarse; lo miró, y le dijo:

¡Mírame las patas!

¡¡Míralas!!

¡Ella baja la vista, y ahí están!

Una pata de gallo, y otra de un macho cabrío saliendo del pantalón.

Todo se oscurece mientras lo escucha gritar guturalmente.

“¡Soy el lucero de la mañana, soy el caído; soy Satanáaas!”

Ella grita con su alma: ¡Dioooooooooos!

-¡Ayúuudenmeeeeeeeeee!-, mientras siente en sus manos, brazas ardiendo.

Y entonces, despierta.

Son las cinco de la mañana.

Su corazón, azotándose enloquecidamente.

Se tranquiliza.

El martes no empezó bien para Tania.  Fue a la escuela, vio intencionadamente a Mario para ver si esto le causaba buen ánimo, pero le fue insípido.

Sabía que algo andaba mal.

En ratos, durante clases, o las pláticas, creía escuchar que alguien le llamaba por su nombre. En repetidas ocasiones volteó a alguna parte, en el aula, o en la plática con los amigos.

– ¿Qué tienes, Tania? -, le preguntó.

– No, nada. Es que no dormí bien- le responde ella.

Esa noche Tania no cenó.

Se refugió en su cuarto. El miedo a lo que podría estar pasándole, la hizo buscar y sacar dentro de la caja de recuerdos, un rosario con el que rezó varias veces el Ave María.

Sacó la biblia de su primera comunión; la abrió.

Sintió escalofrío cuando la página que su vista alcanzó primeramente al abrirse, fue el versículo Lucas 10:18

“Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del Cielo como un Rayo”

Su mente enloqueció.

– ¿Qué me está pasando Dios?-

Gritaba en su alma.

Esa noche soñó que era una especie de alma que deambulaba ese día en el antro.

Al calor del éxtasis juvenil, un sujeto muy singular se abrió paso entre el gentío, y se apostó en la barra; le hizo plática a una bella chica que tendría alrededor de 16 años que vestía un conjunto que mostraba su aún inocente anatomía.

Ella lo reconoció, y se dirigió hasta él.

Tania le gritaba a la chica que se alejara de él, que era el Diablo.

La chica no la veía, no la escuchaba, pero él sí a Tania.

-Ella será mía, y ¡tú no podrás hacer nada para evitarlo! – le dijo el Diablo a Tania.

El sujeto llevó a la adolescente en medio de la pista del Chaparral, y bailaron.

La chica sonreía enamorada sin percatarse de que todo en el antro se oscurecía, y empezaban a emanar luces rojas de grietas que se abrían en el suelo.

-¡Nooo!; ¡déjalaaaa!-.

-Él proseguía cautivando a la chica mientras sus ropas se rasgaban, mostrándose desnudo como el ángel de luz que era-

La jovencita, muy extasiada, le dijo: -te amo-, y él volteó hacia Tania, victorioso, dejando escapar una carcajada que retumbó hasta la dimensión espiritual, desgarrando sus carnes hasta mostrarse como el demonio que era.

La cubrió con sus membranosas alas, y envolviéndola, la poseyó hasta que la sangre empezó a escapar a borbotones de la humanidad de la adolescente que moría, y su alma era devorada por el maligno.

-¡¡¡Nooooooooooooo!!!-

– ¡Eres un maldito!-

– ¡Maldito!, ¡Maldito!, ¡Maldito!, ¡Maldito!, ¡Maldito!,-

“¡¡Tania!!”

“¡Despierta! “

“¿¿¿¡¡¡Qué tienes!!!??”

Era la madre de Tania, que escuchó los gritos.

Los siguientes días fueron un calvario para la joven.

No dormía sino, dos o tres horas.

Cada sueño, era una pesadilla obligada que estaba desgastando su juventud.

Sus ojos eran ya dos piedras estériles, sin vida. Su rostro era cadavérico, pues estaba dejando de comer.

En un arranque de desesperación, fue en busca del reportero que había investigado, y trasladado la nota a la opinión pública.

Mario Chávez le dio una cita para ver qué se le ofrecía.

Fue la noche del sábado.

Ella lo esperaba fuera del periódico en el 15 Matamoros, hasta que salió él del edificio.

Él la invitó a subir a su camioneta para platicar.

Tania fue al grano.

– ¿Qué fue lo que realmente pasó esa noche? –

– ¿De dónde obtuvo la información? –

Mario detectó mucha desesperación en la forma de cuestionar de la joven.

– ¿Para qué quiere usted saber?-

-Lo que pasa, es que a mí me está pasando algo extraño a raíz de lo que ocurrió; he soñado mucho con lo que pasó. Podría decirse que he estado viendo cada noche el rapto que sufrió la jovencita, y la verdad, me estoy volviendo loca-

Mario Chávez había tomado inicialmente el tema como burlesco, pero al ver que Tania tenía un semblante de evidente afectación, la empezó a tomar en serio.

-Yo creo que estás sugestionada, amiga. El Diablo de Chaparral nace de una reunión con algunos empresarios de la Cervecería Modelo que emprendieron la construcción de otro antro aquí en Victoria; el Bonanza.

El que está por la colonia México.

El Chaparral es un antro muy fuerte, que acapara todas las asistencias de la música popular, y tenían que encontrar alguna manera para orientar el público a las otras opciones.

Me buscaron a mi para construir algo, una historia para echarle miedo a la gente, de lo que obtuvieran ventaja; ya sabes, algo como echarle miedo.

Se redactó la historia, y se hizo algo, no sé qué, pero era para que armonizaran los hechos, y hasta ahí; eso es todo.

El Diablo de Chaparral no existe; es una historia fabricada en una redacción. Tampoco existió la chica.

Mucha gente construyó una verdad política con una simple narración, porque les gusta la fantasía- le contó Mario Chávez.

El Diablo de Chaparral, no existe- insistió.

-Si tienes problemas, necesitas un sicólogo, ayuda profesional; no queríamos causar esto, la verdad-, agregó el reportero.

Tania bajó de la camioneta del reportero, y regresó muy intrigada a su casa en la colonia Las Flores.

Esa noche durmió después de una semana sin poder hacerlo.

Ese domingo, la joven continúa con su vida habitual; compra y almuerzo de la barbacoa, la celebración cultural del norte del país, por excelencia, y por la tarde, paseo por la avenida 17.

Fue después de ducharse, lista para ir a dormir, que sintió algo en las palmas de sus manos; una especie de ligero ardor como si las hubiera friccionado con una superficie áspera.

Las miró con atención y estas, empezaron a dibujar unas extrañas lesiones.

Se untó algún ungüento para quemaduras, y durmió.

Al despertar por la mañana, Tania alcanzó a escuchar una voz como perdida.  No supo si en su mente o conciencia, o era algo real, que le dijo: -ven a mí. –

Sus manos lucían lesiones más graves; ya eran casi ámpulas, y le ardían más, pero extendiéndose a la muñeca.

Fue cuando comía con la familia que sintió un vértigo, que su alma se despegó de su cuerpo y espíritu.

“- ¿Qué me pasa? – “pensó en su interior, tratando de observar que su madre, su hermano menor la miraban intrigados, en la mesa.

-Tania. ¿Te sientes bien? – le preguntó su madre apurando la atención a la chica.

-Siento el cuerpo dormido, Ma. No sé qué me pasa- le respondió la joven.

Se fue a su habitación sin probar alimento y durmió.

Despertó cerca de las 3 de la mañana bajo una desesperante ansiedad.

Había una energía que volcaba su interior desde un punto fuera de lo carnal; podía sentir una sensación extraña; un ente demoniaco convulso retorciéndose en un plano espiritual, como si gestando, madurara estando a punto de erupcionar al mundo real.

Ahí empieza la tos, una tos asfixiante mientras empieza a escuchar una sicofonía gutural que reza blasfema, impía a sus oídos: “¡serás mía!”.

La epiglotis bloquea su tráquea con la tos; no puede respirar. Siente sus pulmones vacíos, calientes. No ha jalado aire por más de un minuto.

Cae al suelo.

Desesperada busca aire para gritar auxilio mientras escucha carcajadas.

Y lo ve.

Ahí está sobre ella, jadeante, oculto entre las sombras, pegado al techo en un rincón oscuro; sus ojos como brazas, como ese sueño en el Chaparral. Sus blasfemas patas, blandeado su bestial obscenidad en espera de la posesión.

Tania vomita; cae al suelo sujetándose al cuello; su vista se oscurece. Empieza a perderse, a irse; siente unos brazos que la jalan, la cargan, y de nuevo está en cama. Su vista empieza a aclararse.

Es su madre que rezaba sin cesar; de su rostro, lágrimas a borbotones.

Había terminado la noche; ella había quedado sin fuerzas.

El resto del día ella fue el tema en la familia; ya le tenían miedo.

Se la había pasado sentada en el patio trasero viendo flores del patio.

No había dormido ni comido nada en todo el día; sus ojos mostraban cansancio; rojos, las ojeras ya eran muy oscuras.

Ahí se quedó en ese sillón, sentada. No quiso ir a la habitación.

Fue cerca de las 12 de la noche cuando su madre sospecha que algo andaba mal.

Salió a verla.

Ella estaba afanaba a impulsarse con los pies en la mecedora de una manera violenta.

-Tania, hija, ¿cómo estás? – le preguntó su madre, mientras detenía el vuelo de la mecedora.

No le respondió.

Pero al acercarse a su lado, notó que Tania respiraba muy acelerada y agitadamente.

Sus ojos, desorbitados y vacíos, miraban fijamente hacia el frente, donde se perdía la claridad que la luz de la bombilla despedía.

– ¿Tania? –

Fue ahí cuando la madre de Tania sintió algo oscuro, pesado, maligno en el ambiente.

Continuará

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here