La Auditoría Superior de la Federación se ha instalado en la administración de Carlos Joaquín González, gobernador de Quintana Roo, toda vez que en las revisiones, le encontraron faltantes por comprobar por el orden de los 373 millones de pesos, descubriéndose una red de médicos piratas factureros, y aviadores.
De acuerdo a la información de la ASF, fue en el Fondo de Aportaciones para los Servicios de Saludo donde encontraron irregularidades desde la compra de medicamentos en montos muy elevados, en lo que los lotes no fueron encontrados, y los médicos, no acreditaron su preparación académica.
La Auditoría Superior de la Federación encontró que 18 trabajadores de la SESA no proporcionaron la documentación que acreditara el perfil académico requerido por el cual les pagaron en el ejercicio 2019, por lo que existieron pagos improcedentes por un monto de 3 millones de pesos.
Otro tema es el de 185 trabajadores que recibieron compensaciones por laborar en comunidades de bajo desarrollo, que no comprobaron asistir a sus centros de trabajo, y tampoco se encontraron oficios de comisión, ni comprobaron tener residencia en el sitio al que supuestamente fueron asignados.
Esos 185 trabajadores están obligados a regresar en conjunto un monto de 21 millones de pesos que fue la cantidad total que recibieron durante el ejercicio fiscal 2019-2020.
Con la revisión de tres contratos, seis órdenes de compra y la documentación comprobatoria del gasto, oficios de la DGPLADES, anexo I, de Medicamentos y Catálogo Universal de Servicios de Salud 2019 (CAUSES); se verificó que, para el caso de dos contratos relativos a la adquisición de medicamentos para las unidades médicas de primer y segundo nivel de atención, el gasto se ejerció en la partida genérica 253 “Medicinas y productos farmacéuticos” por 5,696.0 miles de pesos.
Para el caso del otro contrato, y las seis órdenes de compra relativos a la adquisición de materiales, accesorios y suministros médicos para las unidades médicas de primer y segundo nivel de atención, el gasto se ejerció en la partida genérica 254 “Materiales, accesorios y suministros médicos” por 10,458.8 miles de pesos.
El documento revela que existieron tres órdenes de compra dentro de las mismas seis en las que adquirieron materiales, accesorios y suministros de laboratorio para las unidades médicas de primer niveles de atención, en las que el gasto se ejerció en la partida genérica 255 “Materiales, accesorios y suministros de laboratorio” por 414.7 miles de pesos.
Esto sumó un total de 16,569.5 miles de pesos, distribuido en las partidas genéricas del Clasificador por Objeto del Gasto pactadas en el Anexo 4 del Convenio Específico de Colaboración y de conformidad con la reprogramación de las necesidades de apoyo del anexo I de Medicamentos, validado por la DGPLADES, en cuanto a cantidades, claves y nombres de los medicamentos e insumos; asimismo, los precios unitarios se apegaron al CAUSES 2019.
Hasta ahora, el Gobernador ha evitado los cuestionamientos de la Prensa local, respecto al manejo que le han dado a estos recursos; por otra parte, la Auditoría Superior de la Federación, informó que continuarían indagando a profundidad en la cuentas públicas de años anteriores.