El presidente ya no le es útil a los bolivarianos

0

La detención de Salvador Cienfuegos tomó por sorpresa al Gobierno de México.
La orden de la Presidencia fue tajante, difundir que no tuvimos nada que ver con eso.
Los noticiarios de la noche tomaron la narrativa ordenada.
Pero la RedAMLO operó por su cuenta.
Los propagandistas pretendieron colgarle la medalla a la 4T mediante la falacia de la «cooperación entre naciones».
La noche del 15, la madrugada y la mañana del 16 amanecieron tapizados de publicaciones felicitando al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador por la captura.
Mediáticamente Cienfuegos fue procesado , juzgado y sentenciado por la #RedAMLO en Facebook.
Esto caló hondo entre la cúpula militar, la única institución transexenal del Estado Mexicano.
El Presidente aprovechó la mañanera del 16 para confirma el mensaje oficial difundido por los noticieros la noche anterior. No tuvieron nada que ver en el asunto.
El mismo 16 en la mañana, el Presidente acudió a Santa Lucía a supervisar la obra del aeropuerto Felipe Ángeles. Esa actividad no se encontraba en el orden del día, nervioso, el primer mandatario reiteró el mensaje, está del lado de los militares.
La declaración del presidente en la mañanera debió haber sepultado la versión de los bolivarianos, pero personajes como Antonio Attolini y John Ackerman continuaron bombardeando las redes sociales con la versión de colaboración con la DEA, contradiciendo nuevamente la versión oficial.
En respuesta, el Presidente salió a exigir una investigación acerca de la actuación de los agentes norteamericanos en territorio nacional.
Para el presidente es crucial mantener una buena relación con Estados Unidos pero es más importante mantener contentos a los bandos militares.
Eso parece no importarle a los bolivarianos.
Es evidente que hay dos agendas y los bolivarianos impulsan la propia aún y cuando sea contraria a la del presidente.
Ya Porfirio Muñoz Ledo había hecho público que hay una doble agenda.
La RedAMLO se le fue encima.
El ente bolivariano se encuentra fuera del control del Presidente y ya le juega las contras.
Dichos personajes muestran una fachada obradorista, pero como se había consignado en este espacio, ya están empezando a mostrar los dientes y a mostrar su verdadero rostro.
En ello va parte del desastre ocurrido en la elección del domingo, al intentar apropiarse de la dirigencia de Morena, descuidaron esos estados.
Por un lado los bolivarianos simulan apoyo a López Obrador y en la práctica no entregan resultados.
Ese doble juego ha debilitado al Primer Mandatario, que ahora se encuentra acorralado y ha dejado de ser útil a la causa comunista, que prefirió voltear a Bolivia antes que preocuparse por Hidalgo o Coahuila.
López Obrador ha jugado su resto y se ha dado cuenta que debió de intervenir en Morena desde un principio.
El partido en el poder ya se encuentra prácticamente bajo el control del ala pragmática. Encapsulada, Citlalli Hernández deberá definir su lealtad. No se sabe si seguirá jugando el papel de doble agente o se va a alinear con el presidente.
Si la Senadora con licencia traiciona a los bolivarianos, toda la estructura morenista dejará de ser útil a los progres.
Es un hecho que una traición al presidente ya se encuentra en ciernes, por ello buscaron enfrentarlo con los mandos militares.
El presidente ya no le es útil a los bolivarianos y es una situación peligrosa, recordemos que hay en sus filas personajes señalados como terroristas operando en territorio nacional.
Cuando el caudillo deja de ser útil, conviertelo en mártir.

Jiribilla
Abraham Mendieta y Katu Arkonada decidieron observar la elección en Bolivia, cobraron por establecer los comités de defensa de la 4T y si fracaso ya es evidente.
Deberían de tener ya las maletas hechas, por si acaso.