La Presidencia de Teflón de México pierde algo de brillo, pero sobrevive: New York Times

0

Ciudad de México.- El diario New York Times calificó a la presidencia de México como una presidencia de teflón, al ignorar los problemas actuales del País y enfocarse en cuestiones netamente proselitistas basadas en la gestión llamada “neoliberal” por el régimen encabezado por Andrés Manuel López Obrador

A continuación, la traducción del texto publicado por The New York Times:

Para un presidente con una economía desplomándose y con el cuarto lugar en muertes confirmadas por COVID19, el México de Andres Manuel López Obrador no lo está haciendo nada mal.

En su Segundo Informe de Gobierno presentado este martes, López Obrador enfatizaó en lo que considera sus mayores logros: el combate a la corrupción y la austeridad gubernamental.

“Este gobierno no será recordado por ser corrupto, nuestro principal legado será haber limpiado de corrupción el país” dijo. “La austeridad republicana es una realidad, no hay más lujos en el gobierno”.

El presidente señaló los retos enfrentados durate su administración, incluyendo la pandemia y la contracción economía, dándole un enfoque positivo. México emergerá de la pandemia con un sistema de salud fortalecido y su estrategia económica ha sido dirigida en apoyo a los mas necesitados está comenzando a dar frutos.

Pero el “Presidente de Teflón”, ya no cuenta con los altos índices de aprobación del inicio de su mandato. En su última encuesta, Reforma publicó que Lopez Obrador cuenta con una aprobación del 56%, bastante alta pero ya lejana al 78% registrado en Marzo de 2019. La encuesta cara a cara tiene un margen de error de 4 por ciento.

Sorprendentemente, aún mantiene un respaldo del 52% por su política para enfrentar al Coronavirus, consistente en control de daños, haciendo la menor cantidad de prueba posible, y sin obligar a medidas obligatorias de aislamiento o cierres. El Gobierno se ha enfocado en mantener un alto porcentaje de camas hospitalarias disponibles.

“El manejo de la pandemia ha sido tremendamente malo”, declaró Luis Miguel Pérez Juárez, catedrático de Ciencias Políticas del Tecnológico de Monterrey. Llamó una “broma” que el presidente nunca porte una mascarilla

Para Federico Estevez, Profesor de Ciencias Políticas del ITAM, “nadie ha sido capaz de manejar un mejor conteo de los casos reales de Coronavirus en México, que son mucho mayores que los reconocidos por el Gobierno y del que no existe una información verdaderamente confiable, dada la baja cantidad de pruebas realizadas.

“En las calles, la gente claramente reconoce que las cosas no están yendo bien en la economía”. Mientras López Obrador mantenga el respaldo mayoritario, ningún ataque lo afecta”

Junto con las críticas sobre su estrategia contra el coronavirus, el PIB de México se desplomó un 18,7% en el segundo trimestre y la estrategia contra el crimen de López Obrador no ha reducido la violencia del crimen organizado en el país. Los homicidios se mantienen en alrededor de 3.000 por mes en esta nación de casi 130 millones de habitantes, casi el mismo nivel que se ha visto durante los últimos dos años. Los carteles de la droga continúan sus sangrientas batallas territoriales, y continúan los vuelos de cocaína y las exportaciones de píldoras de fentanilo.

El presidente de México claramente espera que su principal legado sea perseguir a políticos corruptos que robaron cientos de millones de dólares en administraciones pasadas.

Una espeluznante serie de videos y testimonios filtrados en las últimas semanas ha reforzado lo que la mayoría de los mexicanos han pensado durante mucho tiempo, que las administraciones anteriores estaban llenas de actos de corrupción, pero brindan poca evidencia legalmente admisible. La mayoría de las acusaciones, incluidos videos de políticos que manejan maletas llenas de dinero en efectivo, fueron hechas por un ex director de una compañía petrolera estatal que espera evitar la cárcel.

Alejandro González, de 55 años, un diseñador de la Ciudad de México, reconoció los tiempos difíciles, pero expresó su confianza en la lucha anticorrupción de López Obrador.

“En este momento, que es muy difícil, tenemos un buen presidente”, dijo González. «La corrupción es un pulpo con muchos tentáculos que llegan a todas partes, incluso al círculo íntimo del presidente, y todavía tomará un tiempo erradicarla».

López Obrador “lo está usando (la lucha contra la corrupción) muy bien, pero la idea de que esto le permitirá llegar al fondo y castigar a los responsables, no lo veo ahora mismo”, dijo José Antonio Crespo, analista político. en el Centro de Investigaciones y Capacitación Económicas de México,

De hecho, el 58% de los encuestados en la encuesta de Reforma no creía que los casos de corrupción condujeran a resultados concretos, mientras que solo el 28% pensaba que los señalados irían a la cárcel.

Con poco qué presumir en los frentes económico o de seguridad, la campaña antisobornos será una parte clave de la estrategia de López Obrador para las elecciones intermedias de 2021, en las que espera mantener la mayoría en el Congreso y ganar más Gubernaturas para su partido, Morena.

“Esta será la estrategia central de la campaña para 2021, hacer que el tema principal sea el pasado, no el presente”, dijo Crespo. “El pasado de la corrupción en las administraciones neoliberales que él está combatiendo, y no el presente del desempleo, la pobreza. , muertes por coronavirus, violencia de bandas de narcotraficantes; en el presente donde no hay mucho de qué presumir ”.

Con un gobierno sin fondos para el próximo año debido al colapso económico, López Obrador puede compensar la reducción de la generosidad del gobierno volviéndose más nacionalista, en una ruta como la que tomaron los gobiernos populistas en Polonia y Hungría, señaló Estévez: culpar a la «élite cosmopolita» o interferencia extranjera.

López Obrador ya ha dado señales de eso. En el discurso del martes criticó a los que llamó «pseudo-ambientalistas que tanto nos atacan».

Y la semana pasada acusó a grupos ambientalistas y de derechos indígenas de haber sido pagados por fundaciones extranjeras para oponerse a su proyecto “Tren Maya”, un proyecto costoso y poco factible para conectar balnearios, pueblos mayas y sitios arqueológicos en la península de Yucatán.

Al igual que su construcción de una refinería de petróleo masiva, en un momento en que los precios del petróleo son bajos y la mayoría de los países están recurriendo a las energías renovables, el Tren cuenta con escaso apoyo interno y ha provocado la ira de algunas comunidades mayas.

“Nos dirigiremos hacia apelaciones directas contra la élite cosmopolita”, dijo Estévez. «En una crisis te vuelves nacionalista, esa ha sido una tradición mexicana».