Caja China para un México enfermo de COVID-19

0
231

Demis Santana @DemisAlanMx


Andrés Manuel López Obrador tapa con escándalos mediáticos una realidad; miles de millones de pesos se invierten, no en Salud Pública; México ha caído a niveles degradantes en servicios de Salud, al grado que a este día, el promedió de pruebas aplicadas alcanza solo las 3.3 por cada mil personas; muy por debajo de países con economías muy inferiores; el resultado: las muertes no paran


Andrés Manuel ha destapado varios escándalos mediáticos; aceptar o reconocer que él liberó a Ovidio Guzmán, que van por los Gobernadores corruptos –rivales políticos- del PAN, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, y su principal adversario, Enrique Alfaro, que eliminarán el Conapred, y una última; que van sobre el Instituto Nacional Electoral.
Desde los tiempos en que él era la oposición, aprendió perfectamente cómo mantener bien detonados los medios de información para desviar la atención de las realidades.
Y hoy, gozando del poder, de una estructura de 300 mil cuentas en Facebook y Twitter escondidas en lo ellos definen #RedAMLO con la que generan tendencias manipulando millones de usuarios afines a sus ideologías y por consecuencia, sufriendo ignorancia, atizan y provocan para desviar el tema de una realidad; un México enfermo de COVID-19.
Sí; México está sufriendo una crisis grave de salud a causa de la pandemia que deja muertos por centenas, en la que el Presidente debería mantener por obligación una estrategia reactiva, constante en el suministro de materiales, medicamentos, de equipo para proteger a los empleados de la Salud; para mantener a la gente con vida.
El simple hecho que provoque a la oposición a debatir temas políticos en los que los reta desde el poder de facto que representa como el Ejecutivo, y respaldado por millones de gente adoctrinada, que no le pone un pero, una observación, un reclamo, una crítica constructiva; es un síntoma cuyo diagnóstico arroja como resultado que le importa un bledo que la gente muera.
Hoy, la realidad pone a México en 22,584 muertes por COVID-19, prevén 185 mil casos positivos, pero lo negro es que más del 56% de las personas a las que les aplican las pruebas dan resultados positivos, y más allá, el Estado mexicano no se esfuerza por aplicar más.
Para quienes no saben, la aplicación de pruebas es el monitor principal de reacción para encontrar frentes que atacar y disminuir una curva de contagios que no se endereza.
Por esa razón, Eric Feigl-Ding, epidemiólogo y economista de salud, científico en Harvard, tiró un mensaje en Twitter que cimbró a la comunidad científica y médica de México:
Santo Moly, estoy llorando por MÉXICO

¡Más del 50% es el porcentaje de * POSITIVIDAD *! Más de la mitad de todos los que se hacen un examen son positivos. Incluso en los peores períodos de Nueva York, Madrid o Lombardía … ¡nunca se acercaron al 50% de positividad! México puede estar pasando por # COVID19 sin precedentes. (traducido por Google)

La cruda realidad es que a causa del COVID-19, y la mediocre respuesta del Gobierno para responder a la demanda de suministros de materiales y equipo de protección, ha generado que en México, el personal de Salud muera seis veces más que en China, cinco veces más que en Estados Unidos, y dos veces más que en Italia, de acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud.
Para el 16 de Junio, México registró 463 defunciones de trabajadores de la salud en el país, y seguirán muriendo bajo las políticas que aplica el Estado, pues es fecha que muchas licitaciones, como ocurre en los hospitales de la Ciudad de México, ¡tienen limite de entrega para el mes de diciembre de este año!
La realidad se tradujo en manifestaciones aleatorias en distintos puntos del país en las que la Institución, las cobró caras con despidos injustificados, y campañas de desprestigio contra quien osara retar la palabra de las autoridades, como ocurrió con las cinco personas del personal médico del Hospital de la Mujer en Chiapas, que denunciaron falta de medicamento.
Posterior, ocurrió el despido del Doctor, Jaziel López quien difundió un video que revelaba la falta de respiradores en el IMSS de Tampico.
Pero el trasfondo de estas irregularidades y denuncias, es que la Secretaría de Salud no estaba reaccionando ante una pandemia que crece día a día ante una sociedad ignorante, manipulada desde las redes sociales en poder del Presidente.
Uno de los datos que me causó calosfríos, es que el Sistema de Salud de nuestro país está aplicando irrisorias 3.31 pruebas por cada mil personas, por debajo de Costa Rica con 5.13/1000, por debajo de Perú con 6.22/1000, de Colombia con 12.19/1000, de Argentina con 6.32/1000, incluso, de Cuba con 13.1/1000.
Lo negro de la situación es que México continúa siendo la tercera potencia productora de América, pues solo se encuentra por debajo de Brasil; el Producto Interno Bruto de nuestro país es de 1,222 billones de dólares que significan 20 billones de pesos anuales que no se justifican en la relación Recursos/Servicios.
De este total, México opera con casi 6 billones de pesos para el presupuesto nacional; de esos recursos le delegaron a la Salud Pública 634,338,000,000.00 de pesos (seiscientos treinta y cuatro mil millones), con un aumento del 6.2% para este año.
El 17 de marzo, Héctor Hugo López Gatell informó en cadena nacional que se destinarían 3 mil 500 millones de pesos para el combate al COVID-19; insumos para contener la epidemia; (sí, de risa) pero el 19 de marzo, se aprobó crear un fondo para la emergencia de la pandemia; 180,733,000,000.00 millones de pesos.
Lo burlesco es que el 4 de mayo, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador entregó vía transparencia a una Organización No Gubernamental, la aplicación de 636,372.2 millones de pesos que son muy semejantes al recurso total para Salud en el ejercicio fiscal 2019- 2020, y que posteriormente, sería desmentido por el Fondo Monetario Internacional.
Resulta que México, de acuerdo al FMI, dedicó menos del 1% del Producto Interno Bruto para contener la pandemia; esto significa que le han invertido menos de 200 mil millones, y es un número mal calculado dado a que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, está peleado con la transparencia.
Hay que remarcar que muchas vidas se pudieron haber salvado si el Presidente no hubiese entrometido su figura pública ante la estrategia de la pandemia mediante esa sarta de tonterías: “salgan a comprar, no pasa nada”, “mejor guárdense, apliquen la cuarentena”, “salgan otra vez, pero no se enfermen”.
Y mientras esto ocurre, México no hizo lo que los demás países, como suspender los proyectos para atender la pandemia; los recursos fueron concentrados directamente a la construcción de la refinería Dos Bocas con 48,000,000,000.00 millones de pesos; al Tren Maya de 139,000,000,000.00 millones de pesos, y a la construcción del aeropuerto en la base de Santa Lucía con inversión 75,000.00 millones de pesos.
Hace quince días aproximadamente, el Gobierno pidió mil millones de dólares que significan algo así como 20 mil millones de pesos, al Banco Mundial, pero no serían destinados a mejorar la infraestructura para frenar la pandemia en el país; sino, con un trasfondo para echarse a la bolsa las campañas del próximo año por medio de programas sociales.
Para rematar, el pasado 14 de junio, Andrés Manuel disparó ante la nación: “cuidarnos del COVID-19, ya es asunto nuestro, no de las autoridades”.
Mejor hubiera dicho “que se mueran los enfermos”; no se vería tan hipócrita, porque insensible, es un término que lo hace ver bien.
Buen día.
Comentarios:
Demis_santana@hotmail.com