SCHP paraliza gobierno, exige que recorte alcance 75%

    0
    191

    Los recursos serán redirigidos por el Presidente de la República de manera discrecional

    La Secretaria de Hacienda y Crédito Publicó determinó congelar las partidas 2000 y 3000 para todas las dependencias en tanto no recorten un 75% sus gastos de acuerdo al Plan de Austeridad.
    De acuerdo a la estructura orgánica de la Función Pública, la partida 2000 se encarga de la adquisición de Materiales y Suministros necesarios para la operación de la estructura federal. En esta partida se contemplan gastos como materiales de oficina, materiales de limpieza, consumibles, refacciones para computadoras y otros bienes electronicos, arrendamientos entre otras compras.
    En el caso de la partida 3000, el destino del recurso se destina a Servicios Generales, misma que contempla la adquisición de refacciones para vehículos oficiales, como pueden ser unidades de CFE, ambulancias, patrullas y Camionetas de Sedena y SEMAR, maquinaria, instalaciones eléctricas e hidráulicas, servicios especializados de recolección de desechos y suministros de combustibles y gases medicinales y servicios como electricidad, agua potable, teléfono e internet, indispenables para que edificios como Escuelas y Hospitales funcionen.
    Para el líder del PRD, Ángel Ávila, el recorte del 75% de los gastos denota un austericidio, ya que dejaría sin capacidad operativa al Estado Mexicano al poner en riesgo servicios como Salud, Educación o Alimentación.
    «¿Cómo le harán para pagar la limpieza, la luz, telefonía o el servicio de internet, computadoras, licencias softwares de ciberseguridad para evitar hackeos, los materiales y suministros de escuelas públicas, para surtir las lecherías liconsa; o los consulados y embajadas que atienden a los mexicanos en el extranjero son rentados, entonces ¿cómo le harán para pagar dichas sedes?¿cómo se protegerá a los mexicanos en el exterior?» cuestionó.

    El destino del recorte, a discreción d Presidente López Obrador

    De acuerdo a la Ley de Austeridad en supuesta en marcha en el presente sexenio, esos recortes quedan a disposición del Ejecutivo.
    Dicha disposición se encuentra en el articulo 61: «Los ahorros generados como resultado de la aplicación de dichas medidas deberán destinarse, en los términos, de las disposiciones generales aplicables a los programas del ejecutor del gasto que los genere. Por cuanto hace al Poder Ejecutivo, dichos ahorros se destinarán a los programas previstos en el Plan Nacional de Desarrollo o al destino que por decreto determine el titular”, siendo el Presidente Lopez Obrador quien dictamine a donde se va a redirigir el recurso.