#Proceso Embajador de EU critica a México por el cierre de empresas por covid-19

0

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tras resaltar la buena relación entre los gobiernos de México y Estados Unidos en medio de la pandemia de covid-19, el embajador Christopher Landau expresó hoy su preocupación de que México “no maneje bien el tema de las cadenas de suministro” al decretar la suspensión de actividades no esenciales en industrias que operan de ambos lados de la frontera.

También deploró las decisiones de la administración de Andrés Manuel López Obrador de retroceder en proyectos aprobados y pactados en sexenios pasados –en materia energética o en la cervecera Constellation Brands, por ejemplo–; resaltó que, si bien México, como país soberano, puede poner restricciones “incluso en materia energética”, subrayó que “el problema que me preocupa es cuando se pretende cambiar los términos de un contrato que se estableció en el pasado; esto desestabiliza”.

Y añadió: “Los inversionistas necesitan estabilidad; si el gobierno mexicano quiere crecimiento e inversiones en el país, debe proveer certitud a los inversionistas. No creo que México o cualquier otro país pueda tener un crecimiento fuerte sin no tiene una buena relación con empresas del sector privado, y si no respeta los términos de las reglas”.

Durante un webinar con el Instituto Wilson, el diplomático recordó que, tras ser criticado por “no hacer lo suficiente” en las primeras semanas de marzo, el presidente Andrés Manuel López Obrador dejó a la Secretaría de Salud la autoridad para definir las actividades no esenciales y suspenderlas, las cuales resultaron más limitadas que en Estados Unidos y en Canadá.

“Llegaron con una lista mínima sobre qué industrias son esenciales, básicamente en salud, en seguridad o en la alimentación. Muy mínima. (…) desde el principio hubo preocupaciones de que no había mecanismos en México para coordinar con Estados Unidos respecto a estas cadenas de suministro, con estas diferencias en la definición de industrias esenciales”, planteó Landau.

Tras insistir en que, a tres décadas de la entrada en vigor del TLCAN, la cadena de suministro norteamericana representa un “sistema muy intricado” con empresas de ambos lados de la frontera, deploró que “nuestras fabricas van a cerrar si no tienen los elementos fabricados en México”.

“La mayor frustración para mí en esta pandemia es que tenemos que hacer más sobre el frente económico, en materia de cooperación respecto a industrias esenciales (…) soy una persona muy franca, hablo francamente sobre temas; no le estoy echando la culpa a ninguna persona o gobierno en especial, solo digo que los países necesitan avanzar de manera coordinada”, expresó.

“Hay, ciertamente preocupaciones de salud legítimas y compartidas en ambos lados de la frontera, pero la clave consiste en llegar a una forma de proteger la salud de los trabajadores sin detener completamente la actividad económica. Creo que es posible hacer los dos al mismo tiempo”, insistió.

Preguntado sobre las oportunidades de negocios que abren en México las tensiones entre Washington y Pekín, el diplomático aseveró que “ese es uno de mis grandes temas: ese momento debería ser el momento de México (…) estoy francamente tan preocupado de que México, durante esta crisis, no maneje bien el tema de las cadenas de suministro, porque creo que es un momento en que podría ser realmente beneficiado del realineamiento entre Estados Unidos y China”.

“Hemos estado hablando con el gobierno mexicano, tanto a nivel estatal como federal, para ver si podemos tener excepciones; nunca hubo, del lado mexicano, un procedimiento formal para presentar una petición ante el gobierno mexicano. Es importante, a medida que vemos hacia el futuro, tener un mecanismo”, dijo.

Landau resaltó que la pandemia de covid-19 rebasó los tres temas más importantes de la agenda bilateral, que él definió como la migración –con “una crisis muy seria en nuestra frontera sur el año pasado” –, el problema “constante” de la inseguridad en México, y el tema económico, con la entrada en vigor del T-MEC.