Profeco clausura laboratorio que ofrecía prueba económica del COVID19

    0
    367

    Aunque la iniciativa privada cuenta con infraestructura médica para detectar personas contagiadas pro COVID-19, el Gobierno desató desde la Procuraduría Federal del Consumidor, no de la Secretaría de Salud,  una cacería contra estos establecimientos en el país.

    La situación luce monopólica, pues el mensaje del Estado a la Iniciativa Privada es evidente: «Sólo nosotros podemos diagnosticarlo», lo que ya despertó  una serie de sospechas de parte de la sociedad en  a otro engaño encaminado al lucro.

    El primer caso se registra en Oaxaca; el Laboratorio Juárez puso en oferta una prueba de detección para la enfermedad COVID-19 que realizaría en un laboratorio de Biología Molecular en sus instalaciones, con tiempo de entrega de resultados de entre 24 y 48 horas.

    El laboratorio solo buscaba recuperar los gastos del servicio

    Sin embargo, este día la Procuraduría Federal del Consumidor clausuró y puso sellos en las instalaciones con el pretexto de que «no exhibe el precio de la prueba del COVID-19» lo cual, irónicamente, viene impreso en la propaganda y es de 1200 pesos, como costo de recuperación de reactivos.

    De todas maneras, para la Secretaría de Salud en Oaxaca, los resultados no tendrán validez, y más allá, sentenció que la única instancia certificada por la Secretaría de Salud para realizar este tipo de pruebas, es el Laboratorio Estatal de Salud Pública.

    Lo crítico, es que esto ocurre cuando la capacidad del laboratorio del Estado de Oaxaca, es limitada pues pende de las pruebas que envíen de la Secretaría de Salud, que en un arranque, solo envió 200 para una Entidad que tiene aproximadamente cuatro millones de habitantes, cuyo índice de pobreza se encuentra en 61%.

    Usuarios de Twitter se mostraron reacios a la reacción de la Profeco, sospechando contubernio para impedir diagnosticos