Las malas finanzas de la 4T: Aumenta el hedor a Echeverría

0
438

Radicales Libres || Aníbal M Silva

De poco le sirven las retóricas, las culpas a gobiernos pasados y los otros datos cuando la realidad da bofetones al Presidente López Obrador.
La caída en el PIB en una economía blindada para no tener crisis sexenales desde 1995 y donde Estados Unidos tuvo un crecimiento récord no es culpa de nadie más que del gabinete de López Obrador.
El Presidente desde sus otros datos presume aumento en la inversión privada, dato que es mentira, la inversión ha caído un 30% respecto a 2018 que si bien es cierto cerró el año con una ligera mejora no compensa para nada el desplome al inicio del año pasado.

Otra de las mentiras es que no hubo crecimiento pero tampoco hubo deuda.

Establezcamos algo, el Estado operó con dos desvíos: El primero, un subejercicio que llevaba 232 mil millones hasta Octubre de 2019 tras los brutales recortes a Salud e Infraestructura.
Para los que aún dudan de que se aplica el modelo ideológico – no económico- de Luis Echeverría.
Recortaron en todos lados y además están saqueando los Fondos de Reserva. Este es el segundo desvío.
Se les cae la mentira del no crecimiento sin deuda.
Y ya afilan las colmillos para hincárselos al fondo de pensiones, mientras voltean a ver al Banco de México que sigue blindado desde el sexenio de Ernesto Zedillo.
Como dirían en el rancho, se tragan la vaca y se le quedan viendo al becerro.
López Obrador ejerció durante 2019 la recaudación en 2018, es decir lo que había dejado Peña Nieto en caja. Redistribuyó el presupuesto -tras amañar la ley de Egresos- para repartirlo en programas clientelares pero descuidó la Inversión pública. El déficit del Gobierno durante 2019 fue de 40 mil millones de pesos que se extrajeron del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestario, eso sin contar los 20 mil millones de pesos que se usaron para financiar las coberturas petroleras de Pemex.
En caja quedaron 260 mil millones de pesos. Para 2020 López Obrador planea extraer 149 mil millones de pesos, es decir dejaría en un año menos de la mitad de un ahorro que llevó 20 años conseguir.
Y lo peor de todo es que la recaudación para 2020 será menor que en 2019 y ya no habrá de donde echar mano, mientras entretiene a las masas con su circo matutino.

Jiribilla.
Calderón nos bañó en sangre, EPN nos llevó al despeñadero y AMLO nos dio el empujón.