UAT. Graves acusaciones de tráfico de certificados de inglés en el Cellap

0
777

Radicales Libres / Anibal M. Silva

La denuncia se encuentra hecha, personal de la Universidad Autónoma de Tamaulipas constituyó una mafia bien estructurada de tráfico de certificados de Inglés necesarios para titularse.
Pero no se trata de certificados apócrifos, estaba inmiscuido el mismo Cellap.
Miles de egresados de las diversas carreras de la Universidad en lugar de presentar el examen o cursar en el Cellap, optaban por “presentar” un examen que certificara sus habilidades en el dominio del idioma inglés, habilidades de las que carecía y que a pesar de ser insuficientes, debido a la corrupción pudieron obtener un título universitario.
Como responsable se señala al anterior director del Cellap, Humberto Rodríguez Hernández, quien fue destituido al comprobarse la expedición ilegal de documentos firmados de su puño y letra y de quien obra una copia en la carpeta de investigación de quien esto escribe..
La nueva encargada, Lucia Elisa Purata Reyna, quien de inmediato se encargó de cambiar los protocolos para la entrega de constancias, pretendiendo aparentar que el problema se había resuelto de raíz.
Pero se han rescindido a dos personajes involucrados y quienes se omite su nombre al estar integrada una investigación por parte de la Procuraduría General de Justicia del Estado y que mantiene hermetismo total, pero que fue ordenada por el abogado general de la UAT, Mario Martínez Velázquez, y se mantiene abierto el expediente al detectarse personajes que se encuentran aun laborando –y cobrando- en la Universidad.
Esta situación deja mal parado al Rector José Suárez, que mantiene una herencia de irregularidades iniciada por José María Leal y continuada por su sucesor Enrique Etienne Pérez del Rio.
Pero eso no es todo. Hay en cursos una investigación en Canal Ciudadano que busca documentar un fraude mayor del mismo Cellap, que puede trascender no sólo a la Universidad, sino a instituciones privadas que operan en Ciudad Victoria y que involucran instancias como Conacyt.

Jiribilla
Derivado de las solicitudes de transparencia realizadas por quien escribe, nos damos cuenta que la universidad se ha convertido en una auténtica cloaca de la que pueden salir fétidos olores, y donde los alumnos son lo que menos importa, ya que al egresar se van directamente al desempleo o al subempleo, debido a su pésima preparación y bajo perfil gerencial.

Deja un comentario