Desde el año 2012 hasta la fecha las administraciones de Egidio Torre y Francisco García Cabeza de Vaca entregan millonarios subsidios al equipo del Ascenso, desatendiendo infraestructura primaria en Ciudad Victoria, sede del equipo naranja.

Por Aníbal Muñiz Silva

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- La capital de Tamaulipas enfrenta la peor crisis de infraestructura de su historia. Prácticamente en ruinas y con un desabasto de agua potable que mantiene con sed a 260 mil habitantes de la capital de Tamaulipas, situación se pudo haber evitado.

La instalación existente, cuya construcción data del año 1992, garantizaba el suministro del vital líquido por 20 años, sin tomar en cuenta el crecimiento exponencial que experimentaría la capital del Estado hacia el año 2000. La iniciativa fue tomada por el entonces Ejecutivo Estatal Américo Villarreal ante la sectorización que padecían miles de victorenses. En ese entonces se aseguró el abasto hasta el año 2015 pero en 2012 se dio la primera señal de alarma. El estiaje comprometió el suministro de agua potable en Ciudad Victoria. Para las autoridades en ese entonces eran necesarios 600 millones de pesos para instalar una línea adicional del acueducto Guadalupe Victoria, que conecta con la presa Vicente Guerrero. En ese entonces la sequía de 8 meses provocó que más de 30 colonias se quedaran sin abastecimiento del vital líquido.

En aquella ocasión Carlos Montelongo Terán, encargado de la Gerencia de la COMAPA declaró que era urgente que se iniciara la construcción de la segunda línea, con el fin de garantizar el abasto para más de 321 mil habitantes. En ese año el proyecto ya estaba en manos de la Comisión Estatal del Agua (CEAT), del cual se estimaba un costo de 600 millones de pesos.

Tanto autoridades estatales como federales se echaron la pelotita y no se iniciaron los trabajos, a pesar que se encontraba incluido como el compromiso 184 firmado ante notario por el entonces presidente Peña Nieto cuando era el candidato.

Sin embargo no fue la administración de Peña Nieto quien incumplió con el compromiso.

Dinero para agua no, pero para el futbol sí.

Federación y Estado anunciaron el inicio de la segunda línea del acueducto y la construcción del acuaférico en 2014, pero los malos manejos y el desaseo en las obras encarecieron el costo, de manera que sólo se llevó a cabo la construcción del acuaférico. Mismo que se encuentra convertido en un elefante blanco tras la llegada del panista Francisco García Cabeza de Vaca al Gobierno de Tamaulipas en 2016.

De acuerdo al editorialista político Alberto Guerra, el exgobernador Egidio Torre fue quien rechazó que la obra se llevara a cabo y se negó a realizar la aportación ya que iba a ser mediante licitación nacional, con lo que quedaban fuera las constructoras locales, quedando sólo en proceso la construcción del acuaférico.

En contraparte, Egidio Torre sí subsidió con más de 300 millones de pesos anuales al Club de Futbol Correcaminos A.C, que milita desde 1995 en la liga de Ascenso. Una fuente que pidió no revelar su identidad identificó a José Manuel Basave como el mando real del equipo victorense.

De acuerdo al reportaje realizado por Ignacio Suárez en 2017, al administración de Torre destinó de 2011 a 2015 en promedio 250 millones de pesos anuales para el funcionamiento del equipo naranja. Es de todos conocidos los resultados deportivos obtenidos.

Más informaciónacerca del saqueo a Correcaminos aquí

La situación no cambió con Cabeza de Vaca

Al llegar la alternancia en Tamaulipas, no cambió la situación del equipo de futbol. Si bien las aportaciones de Gobierno de Tamaulipas experimentaron una reducción en aproximadamente un 50% respecto al sexenio anterior, la cantidad de por sí es escandalosa, ya que rebasa el presupuesto de prácticamente todos los equipos de la liga de plata e incluso los de algunos equipos de la Liga Mx como Lobos UAP o el recién ascendido San Luis.

Desde 2016 el equipo es administrado por Rafael Flores, un panista con intereses en el Bajío Mexicano. Cronistas deportivos de la Ciudad de Mexico consignaron: “Es un robo, lamentablemente es algo muy común. Encuentran en el futbol el vehículo perfecto para dizque dar apoyos sin justificación… Lo que sucede con la UAT en Tamaulipas es abominable. Es un convenio con el gobernador Francisco Cabeza de Vaca”, denunciaron especialistas deportivos del programa “Radio Centro Deportes”, en base a solicitudes de acceso de información.

De acuerdo con los periodistas Luis Castillo, Carlos Albert y Miguel Gurwitz, el gobierno de Tamaulipas entregó a través de la UAT, 109 millones de pesos, más del doble que otros equipos de su mismo nivel. Además, violando un convenio con la Liga MX, que señala que el máximo de inversión de un gobierno debe ser del 15%.

“Es una falta de respeto para la comunidad universitaria, académica y científica de la UAT que se hayan destinado poco más de 5 millones de dólares, tirados a la basura por una mala gestión deportiva.

“Los 109 millones de pesos no se sabe si se invierten en su totalidad. Además, no están certificados para jugar y avanzar en la Liga MX”, señaló Luis Castillo.

Mientras tanto el presupuesto para el agua en Tamaulipas apenas y ronda los 50 millones de pesos anuales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here