0
393

Por Jesús Lemus

En el debate nacional sobre la recomposición del despilfarro que hicieron los gobiernos anteriores a la Cuarta Transformación, se ha pasado por alto un pequeño detalle: ¿cómo hacer para que los empresarios beneficiados con el dispendio de los recursos de la nación devuelvan esa riqueza al país? Toda vez que ello contribuiría en el avance de la erradicación de la desigualdad que hoy se pretende en México.

Las cifras de la desigualdad en nuestro país se reflejan claramente en un informe de la organización Oxfam México, en donde se refiere que el poder económico de la nación se concentra en un reducido grupo de personas, pues solo cuatro empresarios, los cuatro millonarios más importantes del país, son dueños de casi el 9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de la nación.

Los cuatro hombres más ricos de México, han hecho crecer sus fortunas gracias a los beneficios que les ha otorgado el gobierno mexicano, sobretodo el de las administraciones de los presidentes Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, los que les otorgaron a cambio de nada decenas de concesiones mineras con las que han podido sumar una fortuna que es equivalente a la que pudieran sumar más de 34 millones de mexicanos.

Los cuatro hombres más acaudalados de México, de acuerdo lo publicado por la prestigiada revista Forbes, son Carlos Slim Helú, Germán Larrea Mota Velazco, Alberto Bailléres González y Ricardo Salinas Pliego, los que hoy no solo no han sido cuestionados en la forma en que han hecho sus fortunas, siendo posesionarios privilegiados de una gran parte de los recursos naturales, sino que siguen buscando más concesiones sobre la riqueza del suelo mexicano.

Artículo completo en zenzontle400

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here