Agustín, el joven argentino que se suicidó por acusaciones falsas en internet

    En Argentina en diciembre pasado ha sucedido un caso similar al de Armando Vega Gil. Al ser acusado, un deprimido joven de 18 años decidió suicidarse antes de aclarar las cosas. El enojo de una amiga, el causante de la desgracia.

    0
    392

    Agustín Muñoz tenía 18 años y vivía en Bariloche. A principios de este mes, en una marcha de mujeres cuya consigna era «Nunca más solas, nunca más calladas«, realizada en el tradicional Centro Cívico de esa hermosa ciudad patagónica, una amiga suya, menor de edad, lo había acusado públicamente de un supuesto abuso sexual. Luego, la chica publicación en redes la acusación, ‘escrachándolo’ y la misma se viralizó. Aunque luego se comprobó que la acusación era falsa y producto de «un momento de bronca y enojo», el resultado fue trágico: el chico se quitó la vida.

    Desolada, la madre de Agustín, Silvina Castañeda, explicó en una entrevista con Bariloche 2000 que su hijo, al escuchar su nombre en la marcha entre los «abusadores» salió corriendo hacia su casa. Nada permitía imaginar cómo terminaría todo. La madre de Agustín explicó que cuando quisieron ver qué sucedía en las redes ya era tarde, pero la acusación a su hijo se había viralizado.

    «Teníamos un afecto muy grande por ella y pidió disculpas rápidamente para tratar de frenar todo», dijo la mujer.  La adolescente le envío una serie de mensajes a la mamá de Agustín en los cuales se disculpaba por el falso escrache. «¿De qué manera lo arreglamos?», «no quiero más quilombos», fueron algunos de los mensajes que la acusadora le mandó a la mamá de Agustín Muñóz

    En uno de sus estados de Instagram, la chica escribió: «Principalmente quiero disculparme públicamente hacia Agustín, fue un momento de bronca y enojo». Luego añadió: «No supe ver el límite de esto».

    A las pocas horas de transcurrido el hecho, Silvina quiso aclarar la situación y la conducta de su hijo: «Hoy una chica escrachó a mi hijo en Instagram por enojo y ahora no sabe como parar la bola», afirmó primero y luego se descargó: «Jugar con esto es terrible, es una burla hacia todas las victimas de violación, abuso y vejaciones». Por último, añadió: «¡A que tanto te cuidamos en casa no entiendo cómo le pagaste a mi hijo su amistad! ¡Pedir perdón no alcanza».

    Con información de Perfil.Com

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here