Punto Rojo || …A BALAZOS LOS CALLARON

0
639

¡¡Viva la Libertad de Expresión!!

Por José Dosal Hernández
Cuando Jesús Medina mencionó el nombre de los 26 periodistas asesinados y 24 desplazados en Tamaulipas, la nostalgia nos invadió y los ojos se me nublaron cuando dijo los nombres de mis amigos, aquellos con los que inicie mi carrera, aquellos con los que viví momentos alegres y tristes, que compartimos redacciones y que nos turnamos más de una vez la máquina Olivetti para escribir la nota diaria.
Desde los más ondo de mi pecho (Y perdón por la expresión) no me quedo más que mentarle la madre a sus asesinos y reirme a la vez, culeros, solo a balazos los callaron.
26 colegas víctimados del 2000 hasta la fecha.
Ejercer el periodismo en Tamaulipas es una labor suicida con pocas posibilidades de llegar a viejo.
Estamos, al igual que la población civil en medio de un fuego cruzado, en una guerra inventada por hombres perversos.
La nostalgia nos invade cuando escuchamos el nombre de Zamyra Bautista, compañera del periódico la Verdad y cruelmente masacrada.
…»Ya no vayas mi negro, quédate esta bien cabron, vente para la oficina desde aquí escribimos»..
«Nomas voy Abasolo a cobrar unas facturas al alcalde que me debe por publicidad», fue la última platica que sostuvinos.
El cuerpo de mi amigo y compañero de El Expreso y después Tribuna, Misael Esparza, nunca a sido localizado.
Como olvidar a José Luis Villanueva cuando llegó al Expreso a pedir trabajo en la policiaca, lo asignamos como fotógrafo.
Sostuvo por su trabajo una fuerte discusión con un jefe de grupo de la ministerial.
Lo metió preso por sus huevos y dos días después de quedar libre apareció ahorcado en circunstancias sospechosas.
El Karma debe de existir porque semanas mas tarde el jefe de grupo desapareció en la zona del silencio en San Fernando, debe de estar sepultado en una fosa clandestina.
Mario Chávez, reportero de nota roja, terco, tenaz y testarudo al momento de investigar alguna información, su cadáver fue descubierto descuartizado en Santa Clara, dias después de ser sustraído de su casa por los matones.
Víctor Manuel Calzado, también desaparecido, solo por no caerle mal a un sicario.
Y todos los demás aunque no nos conocimos al menos nos unió el amor y la pasión por el periodismo.
Jesús Medina representante de la Organización de Periodistas Desplazados ayer los mencionó al asistir a una conferencia en el auditorio Eduardo Garza Rivas, de la Universidad Autónoma de Tamaulipas.
Los periodistas, tundeteclas u obreros de la pluma vamos contracorriente, por desgracia al escribir no podemos ni usar ni anónimos ni pseudónimos porque para la sociedad es un agravio o un acto de cobardía.
Las corporaciones policiacas y delincuentes tienen el privilegio de usar pasamontañas cubriendose el rostro.
Los jueces también. (Jueces sin Rostro).
Los periodistas no llevamos armas, solo una pluma y una libreta.
No existe el periodismo sin rostro.
Nos matan y lo más fácil es criminalizarnos cuando nuestra carta de antecedentes penales esta limpia.
No vendemos droga, ni traficamos órganos, ni peleamos una plaza o una ruta, pero nos dan el mismo tratamiento que a integrantes del crimen organizado, al final nos criminalizan colocandonos una cartulina …Y caso cerrado.
Han diseñado una estrategia que les a funcionado a la perfección, dijo Jesús Medina, periodista de Guerrero, Secretario General de la Asociación de Periodistas Desplazados.
Somos las presas más fáciles de cazar pero las más difíciles de olvidar.
A los colegas desplazados también mi apoyo y solidaridad.
Verlos llegar a la tierra que los vio nacer custodiados por federales irrita y encabrona.
A todos ellos quienes ejercieron su profesión y defendieron su postura con su vida mis respetos.
A los criminales sepan que la lucha por la libertad de expresión continúa, asi como ellos usan la estrategia bélica de Línea Dura, los periodistas y blogeros igual pero con plumas y libreta en mano, sin usar pasamontañas, estampando nuestra firma en cada columna o nota.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here