Radicales Libres || La madre de todas las batallas

0
1205
Resultado de imagen para morena pan
Anibal M. Silva
La derrota del «establishment» el 1 de julio no es para nada definitiva.
Para los crédulos del modelo «antisistémico» de Andrés Manuel López Obrador, éste todavía tiene escollos que brincar antes.
Y ello involucra directamente al gobernador de Tamaulipas Francisco Garcia Cabeza de Vaca.
Para garantizar la gobernabilidad en la segunda parte del sexenio, Cabeza de Vaca debe retener la mayoría simple en Congreso Local, de lo contrario, su cierre de sexenio será una pesadilla.
La empresa se antoja harto complicada, ya que los resultados electorales fueron adversos en la competencia federal por las senadurías.
Para los panistas, lo más preocupante debe ser el resultado en Reynosa.
Como dirían los abuelos, «le apedrearon el rancho».
Vale saber que el JR y compañía gozarán de un fabuloso presupuesto de cara al proceso de 2019.
Y si ganaron la Senaduría sin dinero, es previsible que estén en competencia en la elección intermedia.
Es ahí donde entra la relevancia del Congreso Tamaulipeco de cara a las decisiones de la vida nacional.
Para poder realizar una reforma constitucional, de acuerdo al pacto federal, López Obrador debe lograr la aprobación de tres cuartas partes de los Congresos Locales, cifra que está fuera del alcance de Morena en este momento.
Y uno de los Congresos que se constituye un objetivo electoral, es precisamente el de Tamaulipas.
Es doble la responsabilidad que tiene con los tamaulipecos la administración estatal actual. Primero, un congreso contrario derivaría en la paralización de acciones de gobierno. Segundo, la responsabilidad primaria del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca no es con los cabecistas, ni con los panistas; su responsabilidad es con todos los tamaulipecos, y, queramos o no, el país se encuentra en la incertidumbre de cómo manejará la administración entrante un país convulsionado y enfermo, aunado a la doble amenaza de Nuevo León de abandonar el pacto federal. En dado caso que el estado vecino -de mayoría panista- se declare independiente, dejaría a los tamaulipecos en estado de indefensión si pierden los albiazules la mayoría del Congreso en junio de 2019.
El PAN necesita aliados entre los ciudadanos. El aislamiento de la actual gestión estatal los aleja de las necesidades de la gente y parecen no darse cuenta de la realidad.
Y en el caso de sus aliados políticos, pareciera ser la misma temática, los dirigentes panistas ni ven ni oyen a sus antiguos camaradas, mismos que cuentan con posiciones que pudieran ser utilizadas por Morena para consolidar su presencia en el Estado.
Los panistas parecen olvidar que Movimiento Ciudadano y el Partido de la Revolución Democrática fueron aliados de López Obrador durante dos campañas presidenciales.
Jiribilla
#YaSeVan es lo que parecen decir los edificios federales todos los días a los funcionarios priístas aún en funciones. Un caso es el de los pasillos del IMSS donde los rumores afirman cada vez más fuerte que el ex candidato a la Alcaldía de Ciudad Victoria por MORENA, Eduardo Gattás, se encuentra perfilado para tomar las riendas de la Delegación Federal, donde despacha el tampiqueño Roberto Hernández Báez. El tiempo sigue avanzando y se repite en las dependencias federales aquel saludo mañanero de 2016: «Menos días».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here