Los Profesores Investigadores de la Universidad Autónoma de Tamaulipas apenas consiguieron publicar 72 artículos científicos durante el año 2017, a pesar de contar con una plantilla de tiempo completo proporcionalmente superior a la de instituciones como la UNAM o el Tecnológico de Monterrey.

De acuerdo con el conteo realizado por ANUIES, el año pasado la Universidad Nacional Autónoma de México publicó 4224 artículos científicos, también conocidos como “papers”, lo que arrojó una media de un 0,98 artículos por Profesor Investigador.

El Instituto Politécnico Nacional, redondeó su producción de papers a uno por investigador, con la publicación de 1141 artículos científicos. Por su parte, el Tec de Monterrey se mantuvo en ese mismo rango al promediar 0,99 publicaciones por investigador.

En el caso de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, la productividad de los Investigadores es de apenas 0.59 artículos científicos publicados por investigador. Es decir, publican un artículo cada 18 meses mientras sus colegas de la UNAM o el IPN lo hacen cada 12 meses.

En la Universidad Autónoma de Tamaulipas la plantilla de profesores de tiempo completo es de un 36%, mientras que en la UNAM cuenta con un poco más del 20% de profesores de tiempo completo y en el Tecnológico de Monterrey es del 25%.

El proceso de publicación

Las revistas científicas tienen un tiempo de entrega de manuscritos llamado “call for papers”. Al término de la fecha lñímite las publicaciones enviadas son revisadas por un consejo, donde es canalizado hacia dos expertos independientes, quienes determinan la calidad del artículo y si es idóneo para ser publicado. De esta manera inicia un proceso de revisiones hasta que es aprobado para su publicación.

Las publicaciones arbitradas son el principal elemento por medio del cual el medio académico internacional y las agencias financiadoras de investigación miden la productividad, la profundidad y el potencial de un investigador. Como la comunidad internacional en cada área de subespecialidad es reducida, y como los recursos económicos son limitados, es común que autores y editores compitan directamente en el mundo real, por fuera del proceso editorial. En otras palabras, autores y editores compiten por la misma tajada de la torta. Es por esto, que como resultado de este proceso, sólo las publicaciones que son irrechazables son aceptadas.

En el caso de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, cuenta con una publicación arbitrada conocida como Ciencia UAT, de frecuencia semestral y que publica 24 articulos de manera anual.

Deja un comentario