Tom Cruise y la creación de una franquicia Imposible

0
771

Por Oscar Chavira

Es 1995, la medianía de la década en que Tom Cruise era EL principal actor de Hollywood.

En los años 80, Cruise había pasado de ser uno mas de las jóvenes promesas en esa cinta maldita llamada «The Outsiders» a ganarse su lugar en el star system de la meca del cine.

En los primeros años de da la década de los 90, Cruise era ya un actor con el poder de hacer cumplir sus peticiones a los grande estudios.

Por ello creó, junto con su representante Paula Wagner, una compañía productora para que el actor tuviera poder de decisión sobre sus cintas

En ese 1995, Paramount quería hacer una cinta con Tom Cruise como fuera.

Con el actor habían realizado Top Gun (1986), Dasy of Thunder (1990) y The Firm (1993), todas ellas éxitos de taquilla.

Paramount quería una cinta de Cruise que levantara las finanzas del estudio.

Paramount había comprado los derechos de la serie de televisión de Mission Impossible, cuya serie original de TV había sido exitosa en la medianía de los años 60 y 70, y tuviera un reestreno discreto en la pantalla chica a finales de los 80.

Quería crear una franquicia de cine.

Paramount deseaba a toda costa que la franquicia de MIssion Impossible no fracasara, por eso le ofreció el papel principal a Tom Cruise.

Y éste puso su precio: el control de la cinta con su compañía de producción como realizadora de la película.

Y Paramount accedió.

Así pues, la primera cinta de Mission Impossible no sólo es el debut de Tom Cruise como el agente Ethan Hunt, también como productor

Darle el control del inicio de una franquicia a un productor novato, por muy que fuera Tom Cruise, era un gran apuesta de Paramount.

La fórmula que hizo exitosa a Mission Impossible (1996) es una de esa serie de decisiones en cascada que en conjunto parecen ser un plan maestro bien orquestado.

Pero no hubo plan maestro, porque las decisiones de Cruise chocaban con el concepto de Paramount.

Y para agregarle mas variables al proyecto, la producción eligió como director a Brian de Palma, que ya tenía fama de conflictivo, testarudo y de tener una carrera por lo menos estancada, sino es que ya fuera en descenso.

Pero era 1995 y el nombre de De Palma aun valía.

De Palma había sido uno de los directores instauradores del New Hollywood, cuya manufactura cinematográfica ya era reconocida cuando los nombres de Coppola, Lucas, Spielberg eran poca cosa o nada en la industria hollywoodense.

A él acudían por consejo los directores novatos.

Para 1990, De Palma ya se había consagrado con por lo menos tres películas de culto, otras tantas cintas que no acababa de redondear.

Hasta que llegó el desastre de The Bonfire of Vanities.

La cinta culpó al director del fracaso, y De Palma se enfrascó en un debate en medios.

Del fracaso de «The Bonfire of Vanities», la industria rescató a Tom Hanks y Bruce Willis, y le seguiría dando presupuesto a De Palma.

Pero la prensa no lo perdonó. Raising Cain y Carlito´s Way tuvieron críticas mesuradas.

En este punto fue cuando le llegó Mission Impossible.

De Palma llegaría a la cinta con la condición que su guionista de cabecera escribiera la historia.

Davd Koepp dejó terminado el guión casi a punto de comenzar el rodaje.

Pero a Cruise y a la Paramount no les convencía la historia.

De Palma comenzaría entonces a filmar las escenas de acción de la historia de Koepp, tomando una de las decisiones cruciales para la fórmula de MIssion Impossible: Cruise no usaría dobles de acción.

El actor haría las escenas de riesgo, y De Palma el pondría la cámara enfrente.

Este punto, que Cruise hiciera las escenas de acción, y que De Palma se regodeara de ello con tomas cercanas, es una de las premisas donde MIssion Impossible comenzó a distanciarse de sus semejantes.

Y por ello hablo de James Bond.

La seríe de televisión de Mission Impossible había creado una fórmula narrativa de capítulos que funcionaba bien en televisión, se distanciaba del James Bond de la pantalla grande, tomaba referencias de The Saint, pero el uso de la tecnología y el enfoque mundial lo diferenciaba

La Paramount quería que esa fórmula exitosa de MI en televisión se actualizara para cine, que tomara su distancia de la saga de James Bond y su concepto de espías tuviera su propio reflector.

Cruise y De Palma entendieron el punto y acabaron refinando la fórmula.

Cruise quería que su primera cinta como productor fuera espectacular y accedió a entrenarse para hacer las escenas de acción.

De Palma, complementa la cinta con una narrativa cinematográfica estudiada y elegante.

Faltaba ahora definir el guión.

La Paramount y Cruise decidieron que la historia de David Koepp no era la adecuada, y contrataron a Robert Towne para corregir el guión.

Al final Towne acaba escribiendo otra historia y se viene un conflicto.

De Palma y había rodado casi en su totalidad las escenas de acción.

De Palma apoyaba la historia de Koepp.

Paramount y Cruise apoyaban partes del guión de Towne.

Al final ambos guionistas escribían las escenas faltantes, y De Palma y Cuise decidían qué era lo mejor.

Así se rodó el resto de Mission Impossible.

MIssion Impossible (1996) es una cinta con una historia sencilla en tres actos.

Cada uno de ellos definida de forma soberbia por la narrativa de De Palma.

En el primer acto había que matar al equipo original de Jim Phelps.

Y había que matar a Jim Phelps y su equipo por dos razones principales.

Porque ninguno de los actores originales de la serie de TV quiso participar el proyecto.

Y porque el pase de estafeta debía hacerse al personaje de Ethan Hunt.

Ese primer acto de MIssion Impossible, que sucede en Praga, es pura narrativa de la vieja escuela de De Palma.

Es la presentación del «puzzle de espías».La definición de la misión, las piezas de ajedrez, el conflicto, la doble cara, las traiciones.

La historia obliga a matar el equipo inicial de Jim Phelps, y en ellos se va la participación de Emilio Estéves y Kristin Scott Thomas.

De Palma culmina el capítulo rompiendo el enorme acuario de un bar.

Por sí solo ese capítulo es un cortometraje de aplauso.

El segundo capítulo es, propiamente dicho, la misión imposible.

El robo de la lista de espías de la computadora central de la CIA.

La escena protagónica de la cinta.

La escena donde vimos a Tom Cruise debutar como doble de acción.

Esta imagen describe Mission Impossible (1996)

En el documental «De Palma» (2015) el director narra cómo en el guión venía plasmada otra escena totalmente diferente, y él en el set modifica para aumentar la duración y la tensión.

Sí, la gota de sudor que atrapa Ethan Hunt antes de tocar el piso es una ocurrencia de De Palma.

La escena del robo de información en la computador de la CIA no tiene música de fondo.

La tensíón del momento, que lo tiene sin duda y hoy día sigue siendo efectiva, es pura edición de imagen, sonido, actuaciones y la dirección de De Palma.

Tom Cruise tuvo que estellarse de cara varias veces en las prácticas de la escena en la computadora de la CIA.

Hasta que le agregaron monedas dentro de las botas para que tuviera el contrapeso ideal y se pudiera equilibrar para rodar la secuencia.

El tercer acto de MIssion Impossible (1996) es la conclusión junto con pegado a «la persecusión».

Aquí, De Palma hace una actualización a una referencia del Hollywood clásico: el asalto y escape en un tren.

Los efectos de la persecución del tren por parte de un helicóptero habían sido asignadas a Industrial Light and Magic.

Pero De Palma quería que el trucaje por computadora fuera lo menos.

Así pues uso efectos a la vieja usanza: maquetas, sets especiales y dobles de acción.

Y por dobles de acción me refiero al personaje de John Voight y Jean Reno.

Porque Ethan Hunt, que se sostiene del techo en un tunel de aire, de el tren de aterrizaje del helicóptero, es Tom Cruise.

Missión Impossible acabó costando 80 mdd.

Se estrenó el 20 de mayo de 1996.

Acabaría recaudando 458 mdd.

MIssion Impossible

Acabaría siendo una de las franquicias mas exitosas de Paramount.

Sería el filme debut de Tom Cruise como productor.

Se convertiría en el éxito comercial que tanto anhelaba Brian De Palma, su retorno a las grandes ligas.

#CineScore

«Mission Impossible: Fallout» de Lorne Balfe

Apuntes junto con @rick_trapper

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here