Gobernadores, el terror de Morena

0
1075
El “apaciguamiento” del mal humor social le sigue jugando las contras a Morena.
El cierre de Campaña de Andrés Manuel López Obrador en gira caminaba viento en popa.
En Tamaulipas lo que queda de la estructura del PRI que huyó a Morena maquinó un acarreo que derivó en un cierre con miles de personas en Ciudad Victoria.
El PT consiguió una movilización mas o menos decente en un estado centralizado como Nuevo León.
Aún así no fue lo que hace seis años cuando llenó la Macroplaza arropado por el PRD y Movimiento Ciudadano.
Pero el desastre sobrevino en Veracruz. Ante un estadio Luis Pirata Fuente semivacío, López Obrador terminó su gira por el estado de Veracruz.
No hubo apoyos de parte de ninguna facción y el público se mostró más interesado por el mundialista México- Corea que por escuchar su mensaje, a decir de sus fanáticos.
Los drones son muy crueles con los fotógrafos. De nada sirven las tomas desde el templete si desde el aire se ve otra cosa.
Y en estos extraños cierres, aún y cuando acusen elección de Estado, hay otro factor común: Son gobiernos que llegaron como oposición, y dos de ellos llegaron de la mano de Ricardo Anaya. El otro, Nuevo León, es territorio del Bronco, acusado por morenistas de “robarle” votos a AMLO.
¿Qué papel jugarán los gobernadores el día D?
Basta recordar 2006. En Tamaulipas, Eugenio Hernández desahució a Roberto Madrazo y operó la maquinaria del Estado a favor de Felipe Calderón.
El PAN – Segundo en las encuestas – cuenta con 12 gobernadores. Morena con ninguno.
Y cada gobernador buscará sacar adelante de cualquier manera sus candidatos a Senadores.
Ello ha encendido los focos rojos en Morena, que, enfocado en impedir la operación del Gobierno Federal el día 1 de julio, ha descuidado la operación a nivel Estatal, cuando han sido determinantes en las últimas dos elecciones.
Morena -fuera del DF- no cuenta con infraestructura ni disciplina para cuidar casillas, mucho menos para operar movilizaciones de simpatizantes a votar -Las llamadas casa amigas- que alguna vez operaron para estados hegemónicos del PRI, cambiaron su lealtad a los partidos de la alternancia, demostrando los territoriales ser pragmáticos antes que ideológicos, desechando la operación pro-Morena cuando los intereses son con el partido dominante en turno y no con corriente democrática alguna.
Jiribilla
El Mundial ha significado un final de campaña anticipado para los votantes, no así para los operadores políticos, que buscan amarres desesperados con los enlaces territoriales para la operación del primero de julio.
A muchos no nos preocupa ese domingo, pero estaremos atentos al Lunes 2, cuyo derrotero dirigirá la historia de México en lo que resta del siglo XXI.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here