Rostov Arena, Rostov del Don, Rusia –

“Volveremos, volveremos como la primera vez” retumbaba en la Rostov Arena el cántico de los uruguayos, en una amenaza clara contra los amantes del futbol espectacular. Ese juego que ha quedado a deber Uruguay en su choque ante Arabia Saudita, pero que le alcanzó para vencerlos 1-0 y asegurar su lugar en Octavos de Final de Rusia 2018.

La calurosa tarde tenía ya un héroe preestablecido: Luis Suárez, quien llegó a 100 partidos con su selección y apenas a los 12 minutos se convirtió en el primer uruguayo en marcar gol en tres Mundiales diferentes (2010, 2014 y 2018), fue su sexto gol en estas competencias.

Y tal como en el debut, Carlos Sánchez se mantuvo como el cerebro que desde su parcela derecha sabía a la perfección cuándo apretar, cuándo darse lujos y cuándo servir a gol. Incluso tuvo una oportunidad clara en un remate de cabeza, pero lo erró.

Fue de los botines del jugador del Monterrey de donde salió el servicio, groseramente medido por el arquero Mohammed Alowais, que empujó Suárez para el 1-0.

Era tan esperado el desenlace como previsible el desarrollo del duelo, que desde el amanecer, la muy odiada por Gary Lineker, ola mexicana, hizo su aparición, turnándose con los cánticos locales de ¡Rusia, Rusia! o bien ¡Rostov, Rostov! en el inmueble que albergó 42 mil 678 espectadores.

Compartir
Artículo anteriorCR7, Imparable.
Artículo siguienteEspaña respira en el B

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here