Meade: El salvadidas del PRI

A pesar de que sigue atornillado en tercer lugar, puede ser de utilidad para quienes lo postularon

0
777

Aníbal Muñiz Silva

Si llegan a leer este enunciado significaría que se tomaron la molestia de abrir el link, cosa que agradece el que escribe, ya que muchas opiniones son por encima de los títulos.

Según las encuestas, Jose Antonio Meade no despega, sigue atornillado en tercer lugar con todo y la campaña mediática que le armaron a Ricardo Anaya con el asunto de lavado de dinero. Y digo mediática porque eso fue, no existe una investigación, un documento, un citatorio o un elemento que impute al Cerillo.

O sea que sirvió para maldita la cosa.

Mientras eso sucede, Andrés Manuel López Obrador rebasó su 38% histórico y mantiene por primera vez en su vida, una posibilidad certera de poder acceder a Los Pinos. Y al decir certera es que ni maquillando cifras ni con el famoso 0.56% será suficiente. Al menos en este momento es inalcanzable y el reloj sigue corriendo a su favor (Ya estamos a menos de 120 días de la elección).

Regresando al asunto Meade, dado el análisis de las candidaturas plurinominales del PRI, se infiere lo siguiente: Sálvese quien pueda.

Si tan seguros están de ganar, ¿Porqué Enrique Ochoa es candidato plurinominal a diputado?

Y si vemos el resto de la lista de diputados y la lista de senadores los nombres son harto conocidos por haber laborado en el sexenio de Enrique Peña Nieto: Miguel Angel Osorio Chong, Claudia Ruiz Massieu, Luis Miranda, Eruviel Ávila o Rubén Moreira, entre otros.

¿Qué hubiera pasado si el PRI hubiera postulado a un candidato nativo?

Sus preferencias rondarían el 15%

¿Qué hubiera pasado si a Meade lo hubiera postulado el PAN?

Sus preferencias hubieran superado el 30% con facilidad.

Es decir, ese 22% en el que Meade se mantiene anclado es a pesar del PRI, el PRI es quien se ve beneficiado con la candidatura, no el candidato. Esto garantiza supervivencia del dinosaurio al no ser arrasado como pasó en 2016 y 2017, ya que perder representatividad y el gobierno los condena a ser un partido satélite, como seguramente ocurrirá con el PRD tras el 1 de Julio.

 

Jiribilla

Y ese 22% garantiza que los peñanietistas aseguren un ingreso y acceso al presupuesto un sexenio más, hecho que ya vivimos con los resabios del calderonato; todos huyeron al poder legislativo escondidos en las pluris; como Gabriela Cuevas, y Germán Martínez, sendos plurinominales por Morena, tras la purga emprendida por la facción de Anaya en el PAN.

Así que, aún ganando López Obrador, prepárense para ver cotidianamente a los peñanietistas otro sexenio.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here