El Fogón/El adiós de la dupla infernal…

0

José Ángel Solorio Martínez

El PRI de Tamaulipas, insiste en disputar el tercer lugar de la final del 2018.
Sin liderazgo –el Presidente del CDE, Sergio Guajardo Maldonado es un ente invisible e ineficaz-.
Sin candidatos –el tsunami de lodo que cayó sobre la clase política tricolor con la caída de dos gobernadores a la cárcel, inhabilitó a la mayoría de sus más trascendentes militantes-.
Sin dinero –acostumbrado a ser subsidiado desde el gobierno, no atina a responder en su nueva circunstancia-.
Sin un candidato a la Presidencia de la república que impulse las campañas locales -Pepe Meade, es un sujeto tan anodino como repulsivo (políticamente)-.
Sin órganos electorales afines –el IETAM, cayó en manos de la administración estatal en turno-.
Y lo peor: sin un programa de gobierno atractivo enarbolado para las grandes mayorías tamaulipecas –los gasolinazos prohijados por el PRI y su candidato Meade, y los fatales resultados de las reformas estructurales: han traído sólo perjuicios para las clases subalternas, son los peores ejemplos-.
Todo, parece conjurar contra el PRI de Tamaulipas.
Todo, parece conjuntarse para garantizarle una modesta medalla de bronce, en la formidable olimpiada del 2018 en la región.
Sólo un milagro puede salvarlo.
La fatalidad, se agudiza para los tricolores, sus simpatizantes y amigos, por el empecinamiento de operar al estilo de la vieja escuela: amiguismo, nalguismo, negociación en la penumbra y postulación de lo más podrido de sus estructuras.
Cuando se pensaba que nada podría hundir más al PRI, viene otra sorpresa: se consolidan como finalistas en la disputa de las Senadurías tamaulipecas, dos de los cuadros más repudiados y más enlodados del tricolor en la comarca: Paloma Guillén Vicente y Baltasar Hinojosa Ochoa.
La tampiqueña, jamás ha hecho algo relevante a favor de los tamaulipecos. Ha sido artífice en su trabajo en la Federación y en la entidad, de conductas vergonzosas y ominosas contra la sociedad nacional y regional. Con Eugenio Hernández Flores, ocupó altos cargos de gobierno que la hacen cómplice del hoy ex gobernador preso; y más: es responsable –no digo culpable-, del disparo de la violencia de los grupos antisociales a los cuales les dio mancha ancha para su operación en el estado.
Por eso, tanta secrecía en las averiguaciones que se desarrollan en las Agencias del Ministerio Público. Desde los altos mandos de la administración del gobierno federal, da la impresión de que protegen a la hermana del Sub Comandante Marcos. Ella, es parte de la red de complicidades y omisiones que detonaron la violencia que tanto nos ha costado a todos los tamaulipecos.
A ello suma, la penosa actividad en el Congreso de la Unión. Salió en defensa de la ley que ofende a los mexicanos y ha puesto el pecho en defensa de los gasolinazos que tanto han agredido a los ciudadanos.
¿Así o más, lumpenpolítica?..
Baltasar es otra fichita. Sin el menor pudor, dejó en el abandono al priismo más combativo y leal en Tamaulipas. Tras la pérdida de la gubernatura, se embolsó varias centenas de millones de pesos –producto de negociaciones finales-, como indemnización por su desplazamiento y dejó atrás el tiradero de víctimas a manos de una administración estatal que las hizo polvo.
A ello suma el pecado de Paloma: envolverse en la bandera del PRI y justificar los atroces cambios en la política económica y en las políticas sociales del gobierno de la república.
¿Quién encabezará la fórmula?..
Se infiere: Paloma.
(Y no se trata de ver, quién de esa pareja ha sido más pernicioso y torturador de los tamaulipecos).
¿Por qué?..
Baltasar viene de ganar una quiniela: es diputado plurinominal. Y no puede llegar otra vez por esa ruta. El COFIPE, lo prohíbe. Encabezar la receta priísta, lo pondría en la tesitura de entrar por el método de segunda minoría que es una variable de elección indirecta.
Es decir: el matamorense, sólo tiene el camino de ganar por mayoría para ser Senador de la república.
(O al menos eso es lo que dice el manual).
La mala noticia para ambos, es que el 2018 –dicen los astros demoscópicos- será el año de la jubilación de esa dupla infernal…

Deja un comentario