Radicales Libres / Egidio, el próximo prófugo

0
836

Pues no hay acuerdo. Así lo develaron las acciones del gobierno encabezado por Francisco Javier García Cabeza de Vaca, quien puso en manos de Mario Soria Landeros investigar qué pasó con el desfalco que encontraron el Primero de octubre de 2016.

Las indagatorias dieron resultados escalofriantes, gris, opaco, ineficiente y coyón Egidio Torre también es corrupto. El faltante es escandaloso: 25 mil millones de pesos entre de chile, dulce y manteca, fue la suma –hasta ahora- del brutal saqueo del que fue víctima el estado de Tamaulipas, y la cantidad de implicados son prácticamente todos los cuadros relevantes del priísmo en la entidad.

Si faltaba un clavo en el ataúd tricolor, esta investigación no fue sólo eso. El tamaño del descalabro al erario pone al PRI seis pies boca abajo. Si pensaban salir del hoyo hacia arriba hoy se van más para abajo.

 

Los mismos

Y peor aún, los que pretenden recobrar la confianza de los tamaulipecos son los mismos que han mamado durante al menos los últimos tres sexenios. Los mismos nombres, desde el sexenio de Manuel Cavazos Lerma son los que pululan buscando acomodarse en las posiciones que son cada vez más exiguas. Ni siquiera la debacle del año 2000 azotó tan fuerte al priismo cuerudo como la de 2016. Hoy, están fuera de una instancia históricamente importante para el priismo, era la que brindaba educación privada, vehículos del año, comidas en restaurants exclusivos, guardarropas, viajes y hasta cirugías plásticas con cargo al erario. Todo se iba en “Le encargo una factura a nombre de la Secretaría de Finanzas”. Al final, eso se acabó. Los que se alcanzaron a aferrarse con uñas y dientes en el 17 Hidalgo gozan los últimos meses de jauja, pero viven en un estado de negación la realidad los alcanzará tarde o temprano.

 

Jiribilla

Sus corifeos cantaban a los cuatro vientos que estaba “arreglado”. El haberle puesto dedo a su jefe, su mecenas, el que le dio su inmensa fortuna, no le garantiza impunidad eterna y eso lo sabe. Abandona el sueño de ser gobernador y pelea por una pluri, sabedor de que no tiene el respaldo popular para relegirse como Alcalde. Pugnar por una diputación de mayoría conlleva una alta probabilidad de enfrentarse de manera directa con Mario Ramos, del que lleva un año huyendo. Oscar Almaraz tendrá un 2018 complicadísimo… y eso que todavía no auditan a la Comapa.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here