Radicales Libres / Complicidades y abandono

El debate entre presidentes de Partidos en el programa de Carlos Loret, dejó varios frentes abiertos.

0
866
  • Anibal Muñiz Silva

El debate entre presidentes de Partidos en el programa de Carlos Loret, dejó varios frentes abiertos.

1.- Meade está en una dupla “coja”. El gris desempeño de Pepe Meade como pre candidato del PRI no prende, no levanta y poco ayuda el cinismo con el que señala Enrique Ochoa Reza. El presidente del PRI no puede hablar de temas como corrupción u honestidad cuando Yeidkol Polenvsky y Damián Zepeda a un metro le dicen “mentiroso” y “ratero”. En lugar de Meade y Ochoa parecen el Chómpiras y el Peterete. El que funciona bien, a secas es Aurelio Nuño. Lo que no le ayuda es el discurso made in Antonio Solá que difunde.

2.- Yeidkol asume a Morena como líder en las encuestas, y es verdad. Si de algo había carecido López Obrador en las dos aventuras anteriores, era de un esquema defensivo. Yeidkol habló poco, habló duro, pero defendió mucho mejor. Esa dupla sí funciona, es estable y como equipo canchero se la han pasado haciendo tiempo. Morena tiene buenos arietes pero hoy cuenta con una espléndida escudera. Salieron ilesos y ya estamos en un avanzado mes de enero.

3.- David Zepeda sigue la línea de Ricardo Anaya. Belicosos y documentados, ya le dieron a la línea de flotación del gobierno de Peña Nieto con el escándalo de la transferencia de 250 millones de pesos al PRI desde el gobierno de Chihuahua y ello afectó de manera indirecta a Meade. Zepeda se auto inmoló y dejó sin argumentos a Ochoa, el presidente del PRI fue intimidado por segunda vez en menos de cinco minutos tras la andanada de Yeidkol Polenvsky.

4.- La metralla frentista apela a bajar de la contienda a Meade, que de por sí se cae solo. Pero si una elección a tercios o cuartos antes favorecía al PRI, ahora favorece a Morena, por eso aunque el PRI caiga, López Obrador insiste en subirlo al ring para que la disputa sea entre tres. AMLO está consciente que su voto duro, más los indecisos y los votos marginales de PT y la operación de Osorio Chong con el PES pueden dar un margen suficiente para declararlo ganador. Siempre y cuando el PRI se mantenga en competencia.

5.- ¿Cuántos votos meterá Yuawi López? La viralización del tema de “Movimiento Naranja” no es cosa menor. El tag histórico de Movimiento Ciudadano son los millenials, que se repartían entre color naranja y el azul del PAN. Al consolidarse ambos en la coalición Por México al Frente, ese tag lo tiene prácticamente acaparado Anaya. Más de uno en la casilla va a tararear “movimiento naranja” al ver el escudo del Movimiento Ciudadano.

6.- ¿A quién van a minar los independientes? El descaro de Javier Lozano de apoyar a Meade destapa que el contubernio entre Calderonistas y Priistas continúa, pero ahora fuera del control del PAN, buscan quitarle votos al Frente vía Margarita Zavala. Jaime Rodríguez, por su parte, es probable que anule ese efecto al arrancarle unos puntos porcentuales a los que hubieran podido votar por López Obrador. ¿Se tejerá alguna alianza?

 

Jiribilla

Se tienen puentes, se traicionan, hacen nuevos acuerdos. Pero el único interlocutor capaz de decidir su destino se llama Enrique Peña Nieto y este está en un claro silencio respecto a Andrés Manuel López Obrador, quien tampoco dinamitó la elección en el Estado de México a pesar de que Morena llegó a ser la primera fuerza en ese Estado. Es claro que la amnistía pejista acogería en primer lugar a los peñistas, que se retirarían en un escenario de tranquilidad. Las baterías de odio Pejista seguramente apuntarán a un ahora indefenso Felipe Calderón y toda su secta. Sin color, sin capital político y sin fuero, estarían a merced del político al que le robaron (guste o no guste, es la verdad) la presidencia en 2006.

Que Dios los coja confesados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here